Inicio | Artículo central | ¿Qué se dijo en...? | Opinión | Las cifras del sector | El CERLALC ofrece
Artículo central

En palabras de:
Pablo Arrieta

Diseñador, profesor universitario y consultor internacional para Adobe y Wacom. En el II Congreso Iberoamericano de Libreros dictará la conferencia El impacto de los libros electrónicos y las nuevas tecnologías en las librerías.

1. ¿Qué tan preparados están los lectores latinoamericanos, cuyo promedio de libros al año es mucho menor al de otras partes del mundo, para adoptar los libros electrónicos?

R. América Latina es muy distinta a los Estados Unidos y Europa, se parece más a Japón, China y a los países orientales que a las mismas naciones occidentales. El índice de pobreza es muy alto y la forma como la gente tiene que enfrentarse a la vida difiere de la de los norteamericanos o europeos. Los niveles de lectura son menores porque la gente no lee y/o porque leer se ha vuelto prohibitivo y elitista. Los precios promedio de los libros son muy altos (comparados con los ingresos de las personas), así que el acceso a buen material es limitado y hay que tener dinero.

Internet abre nuevas posibilidades: llega a una audiencia de millones de personas de manera inmediata y a bajo costo. Está transformando la sociedad que vendía papel para transmitir ideas a una donde lo que importa es el contenido. De una cultura de la escasez pasamos a la de la abundancia; en la primera era difícil conseguir un libro lo que no pasa en lo digital pues los textos se pueden multiplicar miles de veces, nunca se acaban y es más fácil el acceso. Con lo digital la imposibilidad de reproducir un objeto se acaba. En Colombia, además, Internet nos permite ver cosas que no existen en nuestras ciudades y nos da acceso a realidades que para muchas personas son muy lejanas.

Por lo anterior, América Latina es más propicia para una revolución digital. Deberíamos hacer grandes campañas incentivando el acceso a la cultura de cualquier manera, incluyendo con fuerza la lectura digital, porque baja costos, pues debería facilitarse.

Tenemos la posibilidad de hacer cosas radicalmente distintas y está en cada uno si lo acepta o no. Nuestro continente tiene más motivos para aceptar lo digital con más entusiasmo.

2. ¿Cuál de las nuevas tecnologías que conoce promete afectar más drásticamente los métodos de producción del libro?

R. El libro nunca va a desaparecer, es un invento que lleva muchos años probando su calidad y eficiencia. El nos da portabilidad, resistencia, la posibilidad de transmitirlo a otras generaciones... Hasta hace poco sacar un libro era muy complicado, pues era preciso invertir, ya fuera con una editorial que creyera en la idea del autor o individualmente, bastante dinero para imprimir, hacer difusión y distribuir el producto. Las auto- publicaciones y pequeñas editoriales corrían con muy mala suerte si se abrían en el sitio y momento no indicados y eso llevaba a la pérdida de la inversión económica. Esto esta cambiando. Hay dos tecnologías que son realmente revolucionarias. Una es la impresión por demanda que se está convirtiendo en una realidad más interesante y difícil de menospreciar.
Hay sitios en Internet como blurb.com o lulu.com en los que se crean libros de forma sencilla y con bajo costos. Adicionalmente,  se puede comprar el International Standard Book Number (ISBN) y pagar un dinero adicional para que lo exhiban librerías como Amazon. Al final, hay dos opciones de compra: digital o impreso en papel. La autoedición, acompañada de un foro global como Internet, va a marcar una diferencia en la forma como se transmiten las ideas; esto no va a acabar con los kafkas del mundo pero si beneficiará cantidades a ciertas industrias, gracias  al efecto económico que ofrece el long tail.
El papel electrónico es la otra revolución. Con él se hacen libros electronicos con el Sony Reader, Amazon Kindle o el iRex iLiad. Les caben en promedio 160 libros en la memoria interna y les pueden caber hasta 2000 con las expansiones de memoria que actualmente permiten. Repito, esto no matará el libro impreso, lo que hará será darle un aliado en esteroides. La diferencia radica en la inmediatez ya que se puede acceder a un texto (se baja un libro en poco más de un minuto), la portabilidad (ya que en vez de cargar con un par de ejemplares en la maleta llevaremos bibliotecas completas), la disponibilidad y la riqueza de los formatos (porque no solo con letras se transmiten los textos, no podemos olvidar los audiolibros que incluso se pueden cargar en un celular o reproductor de mp3).

El reto es aceptar el cambio y apropiarse de sus beneficios. Al seguir ejemplos como la experiencia de la industria de la música vemos como las nuevas tecnologías traen mil posibilidades y el reto para todos, desde los creadores hasta las editoriales, es reinventarse y volver a entender el negocio. Al final, sea cual sea el soporte escogido, los lectores se sentarán con un texto en sus manos. Libros y lectores, aumentando exponencialmente en papiros, papeles o píxeles.

Volver al artículo central


 

Enlaces recomendados
http://librivox.org/
http://www.gutenberg.org
www.lulu.com
www.blurb.es

Inicio | Artículo central | ¿Qué se dijo en...? | Opinión | Las cifras del sector | El CERLALC ofrece